FUTBOL MUNDIAL
 
FUTBOL MUNDIAL
LO QUE ES EL FUTBOL
como se festeja con el futbol
EL CAMPO DE TUS SUEÑOS
TURISMO POR LOS ESTADIOS EUROPEOS
¿MAS DE LOS ESTADIOS DE EUROPA?
FUTBOL MUNDIAL
 
imagen
Nuevo enlace
TODO SOBRE EL MUNDIAL
FUTBOL EUROPEO Y RACISMO.

Claudio Garrido, Santiago.

A propósito del Mundial Alemania 2006, me quiero referir a ciertas escuadras europeas, como las de Alemania, Italia, Francia, Inglaterra, España, Holanda; y creo que Portugal también entra. ¿De qué quiero hablar cuando nombro a tales selecciones? No de fútbol, sino de algo que me parece atingente: racismo.
¿Qué tiene que ver el racismo con el Mundial, si ha sido ampliamente difundida la intención de la FIFA de eliminar todo tipo de conducta racista en las canchas? Yo creo que, aunque indirectamente, tiene mucho que ver.
Los europeos siempre se han mostrado racistas o mas bien xenófobos (recordemos que la xenofobia es el temor-odio a lo extranjero). Tenemos países que son un ícono en cuanto a discriminación, como la Alemania nazi, por ejemplo; o Francia y Gran Bretaña, siempre dispuestos a rechazar a quienes no son franceses o británicos (incluso entre ellos: franceses e ingleses se desprecian mutuamente).
Está claro que en materia de legislación, casi todos los países europeos occidentales han avanzado más que nadie, por lo que si uno va a Europa puede llegar a creer que son de los más civilizados y tolerantes, que no discriminan y que aceptan a las personas tal como son, sin mirar con cara de espanto a alguien que ande con turbante o sea de piel negro-azulosa, como sucedería acá en Chilito. Claro está, también, que al ser un continente rico, Europa ha estado recibiendo inmigrantes durante todo el siglo XX y XXI, por lo que han aprendido a convivir con ellos pacífica y ordenadamente. Ahora, respecto de si han aprendido a querer y aceptar a los inmigrantes y su descendencia como parte de su pueblo y como resultado de la historia, no lo creo. Puedo estar equivocado, pero no lo creo.
Estos países fueron terribles invasores de pueblos de ultramar y, aprovechando ya su condición de pueblos ricos y con tecnología de sobra para someter a otros, se repartieron el Nuevo Mundo como si se tratara de un juego de metrópoli. Fundaron sus colonias en Africa, América y Asia y se enriquecieron aún más con los nuevos recursos naturales que encontraron.
Probablemente pecaron de ingenuos cuando celebraron tratados internacionales con sus independizadas ex colonias, ahora repúblicas soberanas, mediante los cuales los nacionales de esas ex colonias podían optar a la nacionalidad del colonizador mediante el cumplimiento de determinados requisitos legales.
Hoy, y gracias, como decía, a la historia, podemos ver por ejemplo una selección de Francia donde menos del 20% de sus jugadores son de ascendencia o tipo físico netamente europeo. Nada más hay que ver la plantilla del equipo en el Mundial de Alemania: Zidane, de ascendencia argelina; Vieira, Thuram, Henry, por citar algunos, todos de origen africano (vaya uno a saber de qué colonia provienen). Y para qué hablar del plantel que ganó la primera copa para los galos, en 1998, donde había más africanos, como Desailly que pelea con Thuram el cetro del jugador con más presentaciones vistiendo la bleu (azul).
Inglaterra también ha usado a sus ex esclavos, perdón colonizados. Ahí están, por ejemplo, Campbell o Paul Ince. Holanda ha ganado copas europeas gracias a jugadores como Gullit o Rijkaart; y no olvidemos a Davids o Seedorf. Portugal, a su vez, redituó de Eusebio y en Alemania lucieron a un jugador de origen africano llamado Miguel. España cuanta con Marcos Senna y hasta Bélgica ha aprovechado a africanos provenientes del mítico Congo Belga para darle potencia a su selección.
Todos estos jugadores son ídolos en esos países europeos. Todos son reconocidos como cracks por la gente y ganan millones. Nadie les mira raro y a nadie le importa si son de origen africano o eslavo, simplemente son estrellas. Pero los europeos se pisan la cola. Hemos visto manifestaciones de racismo en diversos escenarios europeos, claro está que en contra de jugadores de otros equipos, no hacia el negro ídolo que mete goles para ellos.
Francia también se pisa la cola. Tienen un trato legal de los más altos estándares hacia los extranjeros, pero el francés común no quiere a los inmigrantes. Recordemos el violento levantamiento de esos inmigrantes, tratados como escoria por los franceses, en la segunda mitad de 2005.
Estos negros que son aclamados por darle el primer título a los galos, y que son ahora ricos y famosos, no forman parte de la sociedad de los inmigrantes venidos de las colonias africanas de Francia, un vasto sector que vive encubiertamente discriminado por el pueblo francés. Porque, si bien aquellos deportistas exitosos le quitan el trabajo a jugadores franceses blancos, lo hicieron para conseguir lo que en su historia había conseguido esa selección: una copa del mundo.
Yo me pregunto si los franceses realmente agradecen al aporte inmigrante su título del '98 o si acaso creen que es lo menos que sus "ex esclavos" pueden hacer por la madre patria, que tanto les dio a ellos y sus pobres familias. Me parece paradójico que sean estos jugadores de origen africano quienes hayan roto los paradigmas y estereotipos de la inmigración. Pero ha sido sólo gracias al deporte? No nos olvidemos que el fútbol es un enclave estratégico para el marketing y las inversiones millonarias. Recordemos que tras el deporte más lindo del mundo hay tremendas mafias, negocios turbios, transacciones multimillonarias, y en definitiva: Poder.....y mucho.